‘Who you gonna call?’ El origen del logo de Cazafantasmas

Imagen: Adobe Stock

La señal de ‘prohibido fantasmas’ de la saga Cazafantasmas se ha convertido en un símbolo del cine fantástico de los 80


CARLOS B. TORRADO


If there’s something strange in your neighborhood, who you gonna call? Ghostbusters! En aquel invierno de 1984, la canción de Ray Parker Jr. se convirtió en uno de los mayores hits de la década, con la ayuda, claro está, de Los Cazafantasmas. La película de Ivan Reitman apostó por una combinación temática entre la comedia y el cine de ciencia ficción, transformándose en un fenómeno cultural que persiste hasta nuestros días. Y uno de los grandes culpables es su emblemático logo de ‘prohibido fantasmas’.

Las manos que crearon al simpático espectro encerrado en una señal de ‘prohibido el paso‘ fueron las de Michael Gross, conocido diseñador gráfico y productor de cine. Además del logo de Cazafantasmas, Gross realizó numerosos trabajos que hoy en día son iconos de la cultura pop y que entonces le catapultaron a la fama.

Durante su período como director de arte de la revista National Lampoon, Gross ideó y diseñó algunas de sus portadas más famosas, como la de un peluquero que rapaba a un hippie al estilo de Norman Rockwell o la que mostraba un revólver apuntando a un perro bajo el titular de “Si no compras esta revista, mataremos a este perro”.

Portadas del National Lampoon creadas por Michael Gross

La creación de un logo emblemático

De la misma manera que ocurre con Jurassic Park, los diseñadores involucrados en el proceso de creación tenían que pensar en un logo que, a pesar de ser ficticio, funcionase igual que uno real. Los trajes de los Cazafantasmas o la propia furgoneta debían llevar plasmada una imagen icónica y reconocible, que luego se pudiera explotar fuera del universo de la película en merchandising, cartelería y publicidad.

El logo podía usarse de manera independiente y también sustituyendo a la ‘o’ de Ghostbusters, lo que hizo que el diseño se difundiera en miles de soportes

Aunque Gross fue el encargado de plasmar el logo y darle forma, la persona que lo concibió fue uno de los guionistas de la película, el famoso Dan Aykroyd. El guionista canadiense tuvo la idea del logo al escribir Ghost Smashers, una breve historia de ciencia ficción y humor que escribió tras leer un artículo de física cuántica y parapsicología. Con el paso de los años, este guion fue transformándose en lo que hoy conocemos como Los Cazafantasmas.

Gross se ayudó de la maestría de Brent Boates, uno de los artistas conceptuales que trabajaba para la película, para plasmar en el papel el logo que había imaginado Aykroyd. Juntos crearon una imagen directa, universal y eficaz que funcionó a las mil maravillas. El logo podía usarse de manera independiente y también sustituyendo a la ‘o’ de Ghostbusters, lo que hizo que el diseño se difundiera en miles de soportes: en carteles, en la propia ropa de los protagonistas, en gorras, vinilos y hasta en forma de chapas.

El logo de Cazafantamas fue ideado por uno de sus guionistas, Dan Aykroyd

Dentro de la película, el logo ya aparece en la primera secuencia, cuando una aterrorizada bibliotecaria se encuentra con el primer ectoplasma que desencadena la creación de Los Cazafantasmas. En una animación creada por  R / Greenberg Associates Media Group, podemos ver como el rechoncho espectro (llamado cariñosamente por todos el reparto de la película como “Mooglie”), se queda encerrado en la señal de prohibición y luego se ‘transforma’ en la ‘o’ del título.

Impacto cultural: demandas, secuelas y cambios

Aunque hoy en día el logo es conocido con el fantasma y la señal de prohibición ‘americana’ (es decir, con la franja roja de abajo a la izquierda a arriba a la derecha), lo cierto es que en su momento el logo se concibió con el símbolo al revés. Finalmente se optó por la versión americana, por coherencia con la propia película (los protagonistas son de Nueva York) y para evitar cambios entre regiones. Sin embargo, con el estreno de la primera entrega de la saga, sí que se crearon imágenes promocionales y pósteres con el logo invertido para difundir entre el mercado europeo.

Algunos materiales promocionales de Europa mostraban el logo invertido. Imagen: Columbia Pictures

Una vez estrenada, la película fue un completo taquillazo. Sin embargo, no a todo el mundo le sentó bien el éxito de la cinta. Harvey Famous Cartoons, los creadores del fantasma de dibujos animados Casper, denunciaron a Columbia Pictures por el uso del logo, ya que consideraban que estaban plagiando el diseño de Fatso, uno de los personajes de la serie animada. La compañía de animación buscaba ganar 50 millones por el uso indebido de su personaje, además de la destrucción de todo material que usara el logo, pero la denuncia fue desestimada en 1986.

El logo de Cazafantasmas tuvo tanto éxito que se parodió y se utilizó en todo tipo de contextos, como el político. Imágenes: Ghostbusters Wiki

El impacto cultural de la primera película fue especialmente llamativo en Estados Unidos, donde el logo de Cazafantasmas se parodió y se utilizó en numerosos contextos. Quizás uno de los más representativos fue el político, ya que en 1984 Estados Unidos estaba en pleno año electoral, por lo que el logo se utilizó tanto en el bando republicano como el demócrata, mostrando la disconformidad con Reagan o Fritz, bajo el nombre de Reaganbusters o Fritzbusters. El logo llegó incluso al ejército en plena Guerra Fría, donde se podían ver parches con mensajes anticomunistas y el logo de Cazafantasmas.

El logo de Cazafantasmas II cambió la posición original del espectro para celebrar la llegada de la segunda película

Los creadores del fantasma de dibujos animados Casper denunciaron a Columbia Pictures por el uso del logo, ya que consideraban que estaban plagiando el diseño de uno de sus personajes

Problemas aparte, la película de 1984 dio luz a una saga que contó con dos secuelas (una en 1989 y otra en 2021), un videojuego, una serie de televisión y un reboot en 2016. Para todas estas entregas, el logo se fue modificando ligeramente, siempre manteniendo su esencia, pero renovando su estilo. De hecho, la gran mayoría de cambios se hicieron sobre la textura, que pasó de ser plana a tener toques metálicos o partes deterioradas por el paso del tiempo. El cambio más radical es el de Cazafantasmas II (1989), cuando el fantasma del logo cambia de posición y aparece sonriente mientras levanta dos dedos de su mano.

Artículo anterior

Gema Arias: “Debemos hablar de personas en lugar de consumidores o usuarios”

Siguiente artículo
asamblea Heidelberg

Heidelberg pone los cimientos de una expansión sostenible en su Asamblea General Anual